• apu@apu.com
  • +598 2901 3695
  • San José 1330, esquina Ejido

Pronunciamiento de tribunal arbitral y comite de etica ante denuncia

Ene 23

Pronunciamiento de tribunal arbitral y comite de etica ante denuncia

El Tribunal Arbitral de la Asociación de la Prensa Uruguaya y el Comité Especial de Ética Periodística, recibieron una denuncia de familiares de una persona fallecida luego de sentirse afectados por la difusión de una noticia emitida el día 17 de agosto de 2017 en el noticiero central de Canal 12 de Montevideo y al día siguiente en las siguientes ediciones informativas, así como en el portal de Telemundo.


Según la denuncia, la crónica televisiva identificó con el nombre y apellido a la víctima mortal de una presunta mala praxis médica, denunciada por funcionarios de la mutualista donde se atendió a la señora.
Dado que intervino la justicia, el médico quedó a disposición de la Justicia y el informe forense descartó la muerte por asfixia y el presumario penal fue archivado, según consta en la denuncia que llegó a este Tribunal.

El nombre del médico a quien se le atribuyó la mala praxis no se divulgó, pero sí se informó nombre y la edad de quien falleció.
La divulgación de la información coincidió, además, con el momento de las exequias agravando el duelo familiar según consta en el informe presentado .

La denunciante, solicita que el tribunal se pronuncie respecto a si hay infracción al Código de Ética Periodística vigente.

Tras recibir la denuncia, el relato de los hechos y ver el video de la noticia, este tribunal plantea una serie de recomendaciones teniendo como referencia el Código de Ética Periodística de la Asociación de la Prensa Uruguaya, que si bien su adhesión es de carácter voluntario, constituye un mecanismo de autorregulación del periodismo. Como dice el preámbulo del Código, “Las recomendaciones apuntan a fortalecer el ejercicio de un periodismo de calidad, desde la búsqueda y difusión de información, la cobertura de hechos, el rigor informativo” y es con ese afán que actúa este órgano.

Como criterios generales la noticia emitida el día 17/8/2017 consigna que hay una denuncia contra un médico de 56 años sobre presunta mala praxis y de posible estrangulamiento. Informa que el Casmu presenta denuncia policial tras recibir la denuncia de parte de funcionarios, pero se difunde sin justificación los datos identificatorios de la fallecida y su edad.

Si bien la función de los medios y los periodistas es difundir información, probada, también es fundamental respetar la privacidad de las personas y sus familiares, hecho que en este caso no se cumplió. De acuerdo al artículo 16 “ Los periodistas deben respetar la privacidad de las personas. El derecho a la información de los ciudadanos prevalecerá sólo cuando se viera afectado un bien de la comunidad o el interés público por un aspecto relacionado con la intimidad de una persona involucrada de manera directa en el asunto que es objeto de la cobertura”.

Se entiende que atendiendo el efecto multiplicador de los medios, quienes trabajamos en ellos debemos tener especial cuidado en ser respetuosos del dolor ajeno.

Ante una información de tal gravedad, se debe tener especial cuidado en las fuentes consultadas y no quedarse únicamente con la fuente policial -como refiere la crónica- que si bien es válida no es la única que debe ser consultada.

Además, siendo que la investigación judicial posterior desestima que se trate de un caso de mala praxis, es de buena práctica periodística difundir que finalmente la denuncia fue desestimada, para tranquilidad de los usuarios el sistema de salud y los involucrados.

La denunciante señala que “concluidas las exequias me comuniqué con Teledoce para reclamar por la propalación de esa noticia. Desde el canal se negó la propalación hubiese existido. No obstante ello, ya había tomado la precaución de obtener una copia de la noticia desde la página electrónica del canal de televisión, que se adjunta en el dispositivo de almacenamiento…”

Ante este hecho entendemos que fortalece la credibilidad del medio de comunicación reconocer un error en la emisión de una noticia, sin eliminar la nota original, tal como sugiere el art. 10. del código: “Los periodistas no deben difundir material falso, engañoso o deformado. Si así lo hiciesen por error es de buena práctica profesional rectificar la información con el mismo destaque empleado para su difusión y pedir disculpas por la equivocación”.

Por último valoramos que se haya identificado el centro de salud involucrado en el caso ya que es dato fundamental y concreto.

También es destacable que se preservó la identidad del profesional denunciado como autor de presunta mala praxis en concordancia al art 17.: “Es de buena práctica profesional respetar el principio de inocencia y ser cuidadosos de no consignar a una persona como autor de algún delito hasta que exista un pronunciamiento judicial en ese sentido”.

Deja un comentario

Asegúrese de ingresar toda la información requerida, indicada por un asterisco.